6 de noviembre de 2015

MIDDLE EAST EXCEPCIONALISM

El hombre siempre se ha movido de un lugar a otro en busca de mejores lugares para vivir: verdes pastos, más agua y condiciones geográficas y meteorológicas más agradables. A veces, las sociedades tenían que competir por estos recursos, lo que dio como resultado el conflicto.




El hombre se ha extendido por todo el pequeño planeta tierra: desde los desiertos de hielo y de arena, a bosques tropicales húmedos, fértiles llanuras continentales e islas oceánicas. En el pasado reciente, el hombre se ha aventurado al espacio y está tratando de ir más allá. Los seres humanos son adaptables a casi cualquier situación. Sus mentes les permiten resolver problemas y comunicarse con otras personas. Sobrevivir, prosperar y nutrir a las futuras generaciones les da el impulso para seguir adelante. La historia nos dice que siempre hemos estado en movimiento. Sin embargo, el siglo XX es el que ha traído a la historia humana cambios radicales en la escala de la migración global. Dos guerras mundiales que vieron la introducción de métodos de presión hasta ahora desconocido, la tecnología y la fuerza de la guerra y el genocidio sacudieron el mundo. Alianzas cayeron, nacieron otras nuevas, y el paisaje global, político y económico no volvería a ser el mismo.

Este legado nos acecha hoy. Nunca la historia ha tenido tanta gente en movimiento: para escapar de la guerra, el hambre, la persecución, el exterminio, el sometimiento y la desesperanza económica. Ellos están buscando lugares pacíficos, prósperos para trabajar y vivir donde obtener un futuro y obtener la libertad de expresión, la educación y los derechos humanos. Todos los días, las noticias difunden como mueren personas en barcazas que cruzan el Mediterráneo desde África a Europa, en cabinas de carga de los aviones, en camiones frigoríficos, cómo son manipulados por las mafias de la migración para llegar a las fronteras del Primer Mundo.




Ellos están dispuestos a renunciar a lo poco que tienen por algo que no pueden estar seguros que van a conseguir. Su unidad es a menudo pura desesperación.

Una vez que han entrado con éxito en la frontera se van a enfrentan a la aculturación, a las sociedades con el lenguaje, las costumbres y las burocracias ajenas a ellos. Si tienen suerte y son aceptados como residentes, su viaje será un poco más fácil, ya que podrían ser un número más para la ayuda financiera, sanitaria y de formación. Para los inmigrantes ilegales, las pruebas y las tribulaciones continuarán ya que no van a tener derecho a nada y la deportación se cierne siempre y por todas partes. Sin duda esta es la forma más extrema de la inmigración, pero es una realidad que nos rodea en los países desarrollados donde los políticos que nos gobiernan vuelven la cabeza ante esta realidad, moviéndose sólo por índices de opinión pública que a su vez son movidos por la “infoxicación” de los grandes medios de comunicación, que a su vez están sometidos a los niveles de audiencia de las sociedades consumistas de información.






El éxodo de los árabes de sus tierras de Oriente Medio a Europa y América es sólo un ejemplo de la migración masiva en el siglo XX y el XXI. Es particularmente conmovedor, ya que es el resultado de los acontecimientos políticos y sociales multifacéticos en esa región, causado por factores externos e internos. Por ejemplo, los efectos del imperialismo otomano, el colonialismo post-otomano de las potencias europeas y la utilización de herramientas orientadas al diseño de un nuevo mapa regional en Oriente Medio por parte de las grandes potencias, se pueden considerar como factores externos. Los factores internos, a menudo de alguna manera, es el resultado de los factores externos mencionados aquí, pueden ser definidos por los conflictos raciales, culturales y religiosos dentro de los países árabes y por la opresión de regímenes totalitarios en el mundo árabe.




La “Primavera Árabe” trajo una nueva ola de optimismo a una región que se distingue por sus regímenes  autoritarios, la literatura anglosajona lo menciona " Middle East excepcionalism”, donde a menudo se ha medido la capacidad de resistencia de las estructuras autoritarias a las sucesivas oleadas de apertura democrática, afectando profundamente a otras partes del mundo. Este movimiento surgido en el mundo árabe ha generado un proceso de cambio radical, un optimismo sobre un futuro de la liberalización política en la región. Por lo menos, un proceso de cambio se ha puesto en marcha en esta región. Líderes autocráticos bien establecidos de  como Qaddafi en Libia, Mubarak en Egipto y Ben `Ali en Túnez ha caído, en  gran medida, por el proceso impulsado internamente - un movimiento desde abajo - con la participación activa de la población en general. Mirando el panorama político de la región desde el inicio de la “Primavera Árabe”', se hace cada vez más difícil sostener el optimismo; está claro que el  impulso para el cambio ha sido muy notable, pero la persistencia de estructuras autoritarias ha sido igualmente una desilusión. Tenemos el caso de Siria,  tal vez el ejemplo más dramático de cómo un líder político autoritario como Bashar el-Assad ha sido capaz de mantenerse en el poder, a pesar de la resistencia masiva  de las fuerzas sociales, dando lugar a una tragedia humana gravísima, algo que da mucho que pensar sobre los intereses de las grandes potencias sobre este país; el caso de Egipto también es bastante sorprendente en el sentido de que el experimento de democracia con un gobierno electo ha terminado, al menos por el momento, con un golpe de estado militar, empujando a Muhammad Mursi (elegido democráticamente) y a los Hermanos Musulmanes fuera del poder;  en Libia, la situación post-Qaddafi parece muy incierta, con la polarización significativa entre diferentes segmentos de la sociedad. La falta de interés por parte de las grandes cadenas de comunicación la están llevando al ostracismo; Túnez es tal vez el único caso en el que la “Primavera Árabe” ha surtido el efecto hacia la liberalización política.

Hay una gran parte del mundo árabe, sobre todo Arabia Saudí y los países del Golfo, que son muy impermeables a cualquier tipo de apertura política. Ellos, de hecho, curiosamente apoyaron abiertamente el golpe militar en Egipto.

Mientras que algunos estudiosos siguen empleando el término “Primavera Árabe”, como un proceso común caracterizado por ser un cambio dramático, cada vez son más las personas que lo denominan como revolución. El término "Revoluciones Árabes" puede ser el término más adecuado para el presente contexto para destacar que  implican un cambio radical a largo plazo y de largo alcance.

Al mismo tiempo, es interesante observar el activismo político de Turquía. Turquía en la última década, ha enriquecido un interesante debate respecto a los límites de poder e influencia en Oriente Medio.  Se sugiere como potencia regional, bajo cuatro criterios: la pretensión de liderazgo, la posesión de los recursos energéticos necesarios, el empleo de estrategias en política exterior de éxito y la aceptación del liderazgo por otros estados la región.



Turquía aparece como un poder regional cada vez más firme en los últimos años, se ha posicionado cada vez más como un actor clave en la región, donde las potencias mundiales como Estados Unidos, Rusia y China, así como potencias regionales rivales como Arabia Saudí, Irán e Israel están muy presentes y donde la política se complica no sólo por rivalidades entre los diferentes estados, sino también por profundas divisiones étnicas y sectarias. Contrariamente a las expectativas de las élites políticas, la capacidad de Turquía para influir en la trayectoria política del Oriente Medio ha demostrado hasta ahora ser bastante limitada. De hecho, el activismo de la política exterior turca ha generado fuertes críticas tanto en círculos locales como entre la comunidad internacional en general. Turquía se enfrenta a sus conflictos sectarios perennes, especialmente en el caso de Siria, que ha expresado su preocupación sobre el resurgimiento de tendencias neo-imperiales, el aumento de la carga de un "neo-otomanismo”. Estos elementos claramente vienen a tratar de promover el cambio en la región a través de una combinación de la interdependencia económica.

Pero… ¿qué está pasando desde el 2011?, es verdad que Turquía había acogido a más de un millón de refugiados sirios, quienes han permanecido en los campos de refugiados turcos. ¿Cómo es posible que miles de refugiados sirios decidan, de repente, salir de Turquía?,¿qué es lo que está pasando?, ¿qué papel están jugando Irán, Qatar, Arabia Saudí?, ¿este movimiento de miles de refugiados hacia Europa no forma parte de un plan preconcebido para forzar a los políticos europeos para legitimar una “transición” política en Siria?
No creo en las casualidades. Lo han intentado todo para quitar del poder a Bashar Al Assad. Entre otras, se le acusa de no poder contener al “Estado Islamico” y a los mal llamados “yihadistas” (monstruo creado por la CIA, el Mosad y el MI6, según Edward Snowden, y financiado por los jeques árabes según Hillary Clinton).

¿No existe una similitud con la política de George Bush al invadir Abganistán?
Lo que está claro es que mientras que Ankara y Riad están presionando a los europeos para que pongan fin al Estado sirio. Erdogan, con el ruido mediático de la crisis de refugiados, desvía las miradas de la guerra desatada contra los kurdos de su país. 

______________________________

Nota: todas las fotos han sido tomadas de Google



No hay comentarios:

Publicar un comentario